Ante la crisis que afecta seriamente al sector automovilístico, Toyota ha lanzado un plan de ataque que dista de los expedientes de regulación de empleo de sus competidores.

Para fidelizar a sus clientes y buscar otros nuevos ha renovado, hasta niveles sobresalientes, su servicio post venta. A partir de ahora, cada vez que vayas a sus talleres oficiales te hacen pasar a una sala de espera donde puedes ver TV, música, servirte café o un refresco. Los mecánicos explican el porqué de su factura, detallan explicaciones sobre cada recambio y bajan precios en sus reparaciones respecto a competidores como Wolkswagen.

Por si esto no fuera poco, te obsequian con tickets de lavado gratuito y a los pocos días la empresa telefonea al cliente para evaluar el comportamiento y servicio de sus empleados.
Como de costumbre, esta empresa nipona acrecenta su leyenda sobre su eficiencia dentro del sector.

¿Por qué algo que debiera ser normal nos sorprende?


1 comentario:

Joan N. Lérida

Dado el dineral que supone el mantenimiento i/o reparación de un coche, este servicio es el mínimo que debería ofrecerse. Estamos acostumbrados a un servicio con la ley del mínimo esfuerzo y gracias. La culpa es nuestra por repetir donde no hay esfuerzo para fidelizar al cliente.

Publicar un comentario

(-^o^-) (^_-) (#^_^#) (ÖoÖ) (*^o^*) (>_<) ( ̄へ ̄)(;_・) (ô_Ó) (O_O) (ˇ~ˇ) (ToT)(Q____Q) ಠ_ಠ (。◕‿◕) [(--)]ZZzzz

- Si el comentario es anónimo hay muchas posibilidades que no se publique.

 


UP